• Historias
Publicado May 2, 2019

Cómo mi Año de Au Pair me Hizo Cambiar

Ser au pair fue la mejor decisión de mi vida

Por Kim Walk

Cuando entré en el avión que me llevaría de Hamburgo a Nueva York, lugar que iba a ser mi nuevo hogar durante los próximos 13 meses, supe que no iba a regresar siendo la misma persona. Yo sabía que iba a cambiar y experimentar el desarrollo personal, algo que todo au pair, futuro au pair y amigos de au pairs saben. Lo que nunca me hubiera imaginado es que ser au pair por tan sólo 13 meses me llevaría a adoptar una nueva forma de pensar, de sentir y de vivir.
Cuando le preguntés a alguien “¿Por qué te convertiste en au pair?”, la respuesta generalmente es “Porque me encantan los niños, quería viajar, mejorar mi inglés, etc.” A mí también me encantan los niños y obviamente quería viajar, pero la razón principal por la que quise convertirme en au pair, fue que no quería empezar inmediatamente la Universidad y necesitaba hacer algo por ese año, preferiblemente viajar. Sin embargo, un Work and Travel por un año en Australia u otro país era demasiado costoso y la idea de ser au pair había estado en mi mente desde que tenía 12 años, así que pensé “¿Por qué no? Inscribíme.”

 

Voy a admitir que al principio no estaba tan emocionada y pensaba: “Bueno, voy a poder viajar, posiblemente encontraré una buena familia, ¡será algo divertido!” La emoción de verdad, empezó unas semanas después cuando encontré a mi familia anfitriona de la manera más loca. Debo decir que el universo REALMENTE nos quería unir. El primer email que nos mandamos fue un miércoles y para el domingo ya habíamos confirmado.

 

Encontrar a esta familia anfitriona tan maravillosa, hizo que me emocione mucho. Todos mis amigos son testigos de eso y podrían decir la cantidad de veces que les mostré las fotos de mis padres anfitriones y mi hermoso, y tierno bebé anfitrión. Estaba tan ansiosa de pasar el año siguiente con todas estas personas maravillosas, que tienen las mismas creencias y valores que yo, que viven en esta ciudad increíble con el bebé más tierno del mundo y lo más importante, que disfrutan de la buena comida y comen tanto como yo.
Mucha gente me pregunto por qué elegí a Cultural Care y ahora puedo decir que la razón fue que, en todo el proceso desde la charla informativa a la aplicación no tuve inconvenientes. Ellos fueron muy atentos y me sentí muy bien informada durante todo el proceso. En mi año de au pair no tuve ningún problema con Cultural Care.

 

Todos los au pairs saben que su nivel de inglés se volverá excelente y que se convertirán en alguien más independiente y maduro. Todo eso es resultado de vivir por un año en otro país, lejos de tu familia y de tus amigos.

Puente de suspención en San Diego
Puente de suspención en San Diego

Por supuesto, me volví más independiente, madura, segura de mí misma y mejoré mi inglés. Ya no estaba mi mamá conmigo para hacer las cosas por mí, así que tuve que aprender a manejarme sola y hacer cosas como abrir una cuenta bancaria, administrar mi dinero, pagar impuestos, planear vacaciones y tomar decisiones sola sin consultar a mi mamá que haría ella, etc. Personalmente, lo más difícil para mí durante mi año de au pair fue cuando me hice un piercing y se infectó tanto que tuve que ir a ver a dos doctores diferentes. Me enviaron directamente a la sala de emergencia, donde los doctores tuvieron que cortarlo (lo más gracioso es que era mi cumpleaños) y tuve que solucionar el tema de la documentación y las llamadas al seguro, sin mencionar la factura del hospital por $2.000 que giraba en mi cabeza. ¡Realmente me estresó mucho y lloré como nunca! Pero al final, mi oreja volvió a la normalidad, la factura del hospital fue cubierta casi de manera completa por mi seguro. Sólo tuve que pagar $50, (reservé vuelos a Hawaii 24 horas después de recibir esa carta) y ahora tengo una buena historia para contar en las fiestas. Toda esa experiencia me enseñó mucho sobre ser positiva, mantenerse fuerte y que a veces hay que sólo levantarse y hacer lo que se necesita hacer, y escuchar a tu mamá cuando te dice que de ninguna manera deberías hacerte otro piercing. Esa situación fue sólo una de varias en las que me toco aprender más de mí misma, estando en Estados Unidos.

 

Pero lo que realmente me hizo cambiar, y de la manera más hermosa, no fue sólo experimentar esta independencia y haber cumplido mi sueño de viajar mucho, sino la gente que conocí en el camino. En Alemania, vivo en el mismo pueblo en que crecí y estoy rodeada por la misma gente que conozco de toda la vida. Cada persona a la que le permitas entrar en tu vida, te hará cambiar. Sumado a la forma maravillosa en la que me criaron en Alemania, mis amigos y mi familia en Estados Unidos -con sus historias, abrazos y su manera de ser- me ayudaron a convertirme en la persona que quiero ser.

Fiesta Au Pair
Fiesta Au Pair

Quiero ser tan dedicada y arriesgada como Rachel, mi mamá anfitriona, quien a veces pasaba 15 horas frente a su escritorio, trabajando para una organización sin ánimo de lucro, nacional, protectora de animales de granja. Ella realmente da todo para hacer el bien en este mundo y a la vez se encarga de cada cosa en la familia y resuelve cada inconveniente dentro de 2 minutos y 15 segundos.

 

Quiero ser tan decidida como Suzanne, quien se propuso y logró perder 30 kg en 6 meses- Algo gracioso fue que una vez en una fiesta, yo lloré de orgullo por ella.

San Diego con Suzanne
San Diego con Suzanne

Quiero ser tan comprensiva como Sarai. Quiero ser segura de mí misma como Belinda. Quiero vivir cada día como si fuera el último, como Mona.

 

Quiero ser un rayito de sol como Lara y Caro, que nunca dejan de hacerme sonreír. Todavía sigo poniendo mi teléfono celular delante de la cara de las personas para mostrarles su Instagram y preguntarles, ¿No te parecen las chicas más lindas que hayas visto???

 

Quiero ser inspiradora y fiel a mí misma como Lynne, que es y será para siempre una de mis mejores amigas. Ella siempre está ahí cuando la necesito y siempre me anima (sé que estás leyendo esto-te amo).

Death Valley con Lynne, Nathalie y Lukas
Death Valley con Lynne, Nathalie y Lukas

Quiero ser tan aventurera como Jessica, quien a sus 35 de repente decidió irse a Tailandia sólo por unos meses y luego continuó viajando sola por todo el mundo, viviendo la mejor experiencia de su vida. Viajamos juntas a Mexico, Hawaii y Sicilia, y la pregunta nunca es cuándo, sino “dónde” nos veremos otra vez.

 

Todas estas personas me ayudaron durante mis 13 meses en Estados Unidos a convertirme en la persona que quería ser y aún lo siguen haciendo.

 

Gracias a mi año como au pair me volví una mejor amiga, una persona más productiva, cariñosa, positiva, espontánea, decidida, madura, segura y valiente. Dejé de postergar todo para después, en otras palabras, soy una mejor versión de mí misma.

Kim Walk
Kim Walk

Soy Kim, tengo 20 años y soy una alemana estudiando en Holanda. Fui au pair, soy muy graciosa – aunque no todos mis amigos opinan lo mismo-, siempre llego tarde, pero la espera vale la pena. Loca por la pizza y me llevo bien con el sarcasmo, la ironía y los chistes malos. Probablemente esté reservando un vuelo mientras estés leyendo esto.

Más popular

Mas de Historias

A line drawing of a gumball machine

¡Compartí tu historia!

Estamos buscando personas que nos cuenten su experiencia para contribuir en nuesto blog. Mandanos tu historia hoy y ayudá a otros para que conozcan lo que es la vida au pair.

Conocé más